Obra Social Caja Madrid recuerda a Enrique Ochoa, el pintor de la música

Más de 60 obra recorren la vida de este polifacético artista, amigo de Picasso y García Lorca, ilustrador de las obras de Rubén Darío y precursor del gestualismo.

“Enrique Ochoa (1891-1978), el pintor de la música” es el título de la exposición que está abierta al público hasta el próximo 8 de febrero en el Espacio para el Arte y la Cultura de Obra Social Caja Madrid en Arajuez. A través de 63 obras, esta muestra hace un recorrido por la vida y obra de este artista de difícil clasificación. Aunque algunos críticos lo definieron como el pintor de la burguesía, también fue ilustrador de las mejores revistas de su época, comparado con los prerrafaelistas, identificado con el surrealismo, con el arte abstracto o el gestualismo americano.

“La sombra de Chopin en Valldemossa” recupera la obra de Enrique Ochoa y su relación con la música

La muestra, coincidiendo con el 30 aniversario de su fallecimiento en 1978, cuenta con 30 dibujos originales a tinta de 1946, etapa en la que el pintor se refugia en la Cartuja de Valldemossa.

“La sombra de Chopin en Valldemossa” del pintor Enrique Ochoa (1891-1978) es el título de la exposición que la Fundació Cultural Coll Bardolet dedicará del 9 de julio al 17 de agosto en sus salas de Valldemossa (Mallorca). Esta muestra, coincidiendo con el 30 aniversario del fallecimiento del artista en 1978 viene a recuperar la obra y figura de Ochoa y su relación con música. Un artista que a su vuelta a España tras la Guerra Civil se refugia en una celda de la Cartuja de Valdemossa plasmando las imágenes que le sugerían las composiciones musicales principalmente de Federico Chopin pero también de los grandes maestros como Beethoven, Debussy, Bach, Albéniz o Falla, entre otros.